"PALO SI BOGA Y PALO SI NO BOGA": ¿Un país doblemente moralista?

 Por.- Adam Miguel Almonte 
Con esta célebre frase del extinto líder dominicano Joaquín Balaguer,  quiero dar inicio a este pequeño análisis, político  que sabía muy bien a qué se refería cuando dijo, "Palo si boga y palo si no boga" refiriéndose así tal vez  a la doble moralidad de un pueblo del cual conocía muy a fondo su idiosincrasia. 

A propósito del reciente escándalo generado por los sobornos a funcionarios, ex funcionarios y otras personalidades por parte de la empresa multinacional ODEBRECHT, hemos sido testigo del menú variado de medidas coercitivas que ha dictado el juez competente a los imputados, esto a solicitud de la Procuraduría  General  de la República, con el fin de preservar la presencia de los imputados durante el proceso preparatorio e investigaciones que confiere la ley.

Estas Medidas han desatado una lluvia de críticas acerca de si se actuó o no con justicia en este complejo caso de corrupción, alegando en muchos casos que son inocentes hasta que se demuestre lo contrario, argumento el cual  comprendemos bastante bien, ya  que la presunción de inocencia es un derecho universal que debe ser tomado en cuenta a toda costa, pero también este principio legal tiene su contraparte, ya que si una persona es sometida a la justicia, es por qué también se presume la culpa, y así lo demuestran las medidas coercitivas impuestas a los imputados en este caso.

Es preciso reconocer que no somos expertos penalistas, pero señores, no hay que ser un gran jurisconsulto para saber cómo piensa y funciona la sociedad dominicana, solo basta un poco de lógica con sentido común y no dejarnos segar por la euforia y  pasión del momento. 

Ha sido notorio como diferentes sectores de la vida política nacional y sectores de la sociedad civil exigían a gritos se diera un listado de los nombres, lo cual no se llevó a cabo ya que en ese momento pondría sobre aviso a los posibles implicados y entorpecería  el proceso de investigación. Esto nos llama altamente a la suspicacia ya que estos sectores tenían un amplio interés de que se les diera a conocer estos nombres en un momento no oportuno. 

Eso no lo tenemos muy claro, pero lo que sí está a la vista de todos es que desde el primer momento que fueran detenidos los involucrados, hemos visto desfilar por la cárcel preventiva de ciudad nueva un sin números de funcionarios, políticos, y empresarios e incluso de los mismos que exigían justicia, esto con el fin de solidarizarse con los detenidos, justificando en gran medida su accionar y defendiendo  lo que gran parte del pueblo dominicano considera indefendible.

Aunque cada quien tiene hoy día su versión acerca del como terminaran las cosas y si finalmente la justicia prevalecerá para marcar así un gran precedente en nuestro país, independientemente  de lo legal, ya el pueblo ha dictado su veredicto irrevocable que todos hemos de imaginar, podemos estar seguro que aunque miremos un futuro pesimista, las cosas no volverán a ser igual, las reglas del juego están cambiando. 

Es preciso resaltar que aunque  le quieran dar un matiz diferente, no se trata de asunto político, se trata de un país que está cansado de los históricos e impunes casos de corrupción, un país que está harto de burlas, cansado de engaños, un país que han abusado tanto de su confianza que ya le cuesta creer.  

¿Seguirá demostrando el presidente Medina lo que dijo en su discurso el pasado 27 de febrero? Cuando aseguro: "En mi gobierno no existen vacas sagradas". El pueblo espera con ansias y sed de justicia, Independiente de todo, Siempre habrá un por qué, una duda y una razón.