¡Diandino Peña y Alicia Ortega!

Por Daygorod Fabián Sánchez
El Autor es Educador y Comunicador Social 

La sincope parcial se hizo evidente en la entrevista realizada al señor Diandino Peña (Actualmente Destituido como Director de la OPRET)  de parte de la destacada periodista e investigadora Alicia Ortega. Resulta muy extraño que tantas compañías o sociedades mercantiles, como se denominaría en términos financieros – fiscales, no contarán con el recuerdo del señor Peña, que figura como propietario de las mismas.

Particularmente el foco de atención – además de ODEBRECHT – en momentos presentes es el exdirector en cuestión, pero quiero afianzarme en la quimera de conocer quién es el beneficiado final de esta red o conjunto de sociedades mercantiles creadas bajo refugios fiscales, de forma deshonesta y al borde de la legalidad.

Para estos propósitos, me gustaría que recordáramos o conociéramos el génesis de este lío de carácter mayúsculo que arropa la figura del actor - constructor cuasi principal del Metro de Santo Domingo. A raíz de las filtraciones, hechas públicas desde el Tres (3) de Abril del Año 2016, de un grupo de más de 400 periodistas con relación al Bufete de Abogados Mossack  Fonseca (Creado por Ramón Fonseca y Jürgen Mossack) se conoció como se amadrigó a las personas con intereses colindantes con los del poder.

La faceta principal de esta controversial firma de abogados era crear sociedades mercantiles, que sin bien era de carácter legal en sus respectivos países, actuaban de forma poco ética y con propósitos que no eran los previstos en las comercializaciones que se rigen por la moral y el cumplimiento de la ley. Dicho de otro modo se buscaba como evadir impuestos, lavar dinero y acumular riquezas de forma impúdicas…

…El problema de la Independencia Periodística

En la mayoría de los casos las sociedades mercantiles o compañías offshore, aunque no reporten actividades comerciales que generen dinero, tienen la ventaja de si realizar depósitos de dinero en esas cuentas, que hasta el último momento buscan proteger al beneficiario verdadero de las compañías, aunque éste no sea el dueño real de las mismas. Por eso se usan los testaferros, cabeza de hierro (Italia) o presta nombres (Suiza).

Cuando esto es rebelado de forma espeta ante la persona que figura como dueño de las sociedades financieras este/a reacciona con estupefacto pues, el servilismo y la vocinglería que estriba en el dinero del poder, nunca hace preguntas fuertes sino entrevistas serviles y amables.

En esa razón radica que los funcionarios – a excepción de unos pocos – no asistan a entrevistas realizadas por periodistas independientes. Pero para no salirme del tema, si supuestamente Diandino Peña es solo un Presta Nombres ¿Quién es el verdadero beneficiario de estas sociedades mercantiles?