Heinz Vieluf Vs Tito Bejaran: Guerra Inagotable

Daygorod Fabián
El Autor es Comunicador Social y Educador 

En todas las facciones políticas existen lo archienemigos, en Montecristi, mí Provincia, no es la excepción. El ditirambo sonante se ha endurecido con ataques de ambas partes. Pero siendo imparcial de los dos enemigos a lo interno del PLD hay uno de los dos que podría tener ventaja en este  litigio inagotable.

El Senador Vieluf tiene una gran ventaja y es que nunca ha sido funcionario de cartera, por lo que a su nombre no corren cancelaciones, nombramientos o presupuestos. Todos saben que llegó a esta Provincia gastando recursos de su propio peculio económico, aunque personalmente no soy ni seré partidario de la forma en que los utiliza para la compra de voluntades.

La impopularidad que arropa a dicho Senador, tiende a cambiar gracias a esos recursos. Del lado de señor Bejaran cuentan preeminencias y menguas entre las que figuran designaciones, revocaciones, encargos, diligencias para obras de Estado; pero el hecho de  que Bejaran se defina como Amigo de Danilo le atrae cierto grado de culpa en virtud de las promesas que no cumpla el Presidente Medina en esta demarcación. No obstante ese hecho Bejaran tiene un grado de decencia diferente al del señor Vieluf….

…Epilogo de la Guerra

El resumir esta Guerra (revestida de falsa unidad en el PLD en Montecristi) es sencillo: ambos desean detentar el control total político y partidario del Quinto Polo Turístico sin ampliar. Cuando se inician los dimes y diretes de ambas partes, surge un problema y es que el equipo comunicacional que cuente con mayor credibilidad a titulo comunicacional-personal será quien haga llegar el mensaje, real o falso, sobre los planes de estos dos destacados políticos.


Se ha demostrado que el problema no es el mensaje, sino quien lo hace llegar al receptor, en ese sentido automáticamente una persona, se conoce como allegada al Senador por razones económicas o alguien que devengue un salario en la Dirección General de Desarrollo Fronterizo, emite un juicio en contra del otro, este criterio pierde vigencia y validez pues es producto de un alinea bajada o de la defensa a un salario mal o no ganado.