Canciller propone mejorar vínculos RD-Haití

El canciller Miguel Vargas consideró ayer que actualmente se deben impulsar, de manera más decidida, los lazos que unen a la República Dominicana y Haití, países de los que afirma que, paradójicamente, “tienen una historia similar y diferente, pero codueñas de una geografía indisoluble”.
 Hizo este señalamiento al darle la bienvenida a su par haitiano, Antonio Rodrigue, quien visita el país por primera vez de manera oficial para analizar el nivel de las relaciones bilaterales.
El siguiente es el discurso de Miguel Vargas en el encuentro con su par haitiano:
“Me complace sobremanera extender una cálida bienvenida al nuevo canciller de Haití, Su Excelencia Antonio Rodrigue, así como a la comitiva que lo acompaña.
Nos sentimos altamente honrados con esta visita, un paso positivo en unas relaciones bilaterales cada vez más fuertes.
Debo recordar que mi primer viaje al extranjero, 14 días después de ocupar este ministerio en agosto pasado, fue precisamente a Haití.
Ahora que nuestros vecinos han escogido democráticamente el gobierno que regirá su Estado durante los próximos cuatro años, es el momento adecuado para impulsar de manera más decidida los lazos que unen a dos naciones, paradójicamente con historia similar y diferente, pero codueñas de una geografía indisoluble.
Unidos en el mapa insular, también debemos estarlo, con igual sentido de permanencia, en los propósitos democráticos, en la convivencia pacífica, en el diálogo, en la búsqueda de soluciones a los problemas que nos son comunes y, sobre todo, en la cooperación.
Lo dije y repito: el desarrollo de Haití es una cuestión de seguridad nacional para la República Dominicana.
Y conseguir que los habitantes de la primera república independiente de la parte sur del Nuevo Mundo accedan a una vida más digna, en sintonía con los ideales de libertad de quienes derrotaron a los ejércitos imperiales, continúa siendo un gran desafío para la comunidad internacional.
Se impone un relanzamiento de las relaciones entre nuestros dos países, al margen del pasado y de problemas migratorios perfectamente entendibles dado el desbalance en el nivel de desarrollo relativo.
Sin ojerizas y alejados de sospechas, debemos embarcarnos en programas efectivos que beneficien a nuestros pueblos y sean un ejemplo de cooperación sur-sur.
En esta ronda de conversaciones que hoy iniciamos, a la que debe suceder la reformulación cuanto antes de la Comisión Mixta Bilateral, nos proponemos  un programa de trabajo ambicioso, pero factible a corto y mediano plazo.
Como hemos ya planteado en reuniones con otros países, la República Dominicana está presta a participar en tareas tripartitas para enfrentar tanto los problemas más urgentes en la zona fronteriza como en aquellas áreas que la nueva administración haitiana estime susceptibles de recibir la cooperación internacional.
No buscamos ser  protagonistas ni nos corresponde: simplemente queremos hacer efectiva una política de buena vecindad y de esfuerzos conjuntos para acometer tareas que redunden en beneficios reales para haitianos y dominicanos.
Tenemos acumulada una gran experiencia en el cultivo del arroz y en reforestación. En nuestras universidades se forman cada vez más agrónomos haitianos.