El Poder: Un Enfoque Radical

Por Daygorod Fabián Sánchez
El Autor es Educador y Comunicador Social 

Solo hay que atender al estilo de los Políticos y Presidentes Dominicanos para comprender cuál es el enfoque radical del uso del poder de los mismos en su accionar. En este análisis me enfocaré especialmente en la figura de Danilo Medina, en virtud de que los adláteres que lo adornaban, hoy constituyen una casta administrativa -  económica que supera a la del Expresidente Leonel Fernández.   

El sociólogo Francés Pierre Bourdieu (1930-2002), en su libro Campo de Poder, Campo Intelectual desarrolla – desde mi punto de vista – una ideología de lo que es el campo de acción del poder. Según este destacado sociólogo, aunque los líderes son elegidos democráticamente mediante el voto universal, estos se ven en la obligación o entramado de responder a las elites intelectuales y económicas que son los que en verdad tienen el control de las directrices de un pueblo.  

Visto  de esta manera, de forma trepidante, entendemos la inacción en materia de corrupción que se ha hecho evidente en este periodo gubernamental, aumentando así la desilusión de los que aún confiaban en el actual mandatario.  Existe una teoría, llamada Teoría Funcionalista, muy interesante que encaja perfectamente con lo que hoy es Danilo Medina, muy distinto a Danilo el candidato….

…Teoría Funcionalista en Danilo Medina

El epílogo de esta teoría es que: “quien tiene en sus manos que ofrecer, tiene en sus manos poder” A simple vista pensaríamos que el mayor poder es ser Primer Mandatario de una Nación, sin embargo sería correcto adentrarnos más en este criterio que nos puede llevar al yerro. Digo esto porque la reciedumbre económica, de la casta que sostuvo el proyecto DM-Presidente durante varios años, es quien tiene el verdadero poder sobre las acciones que guían o están supuestas a guiar el rumbo de la nación.

La mayor prueba de esto es que la letanía del pueblo dirigida el Señor Presidente, para que actúe en contra de la corrupción, no ha sido contestada ni por él ni por sus  acompañantes. Por este motivo los funcionalistas critican las fuentes del poder; si nuestro poder  viene de fundamentos que más tarde coartarán nuestras funciones, nos veremos como traicioneros de la confianza de los que ejercieron el voto a nuestro favor.