La historia del Yordano Ventura que nunca conocimos



La actitud del pelotero dominicano Yordano Ventura dio paso a la percepción pública de que él podía ser menos que halagador. Desde roces con la justicia de Grandes Ligas a enfrentamientos e intercambios combativos con Manny Machado, Mike Trout y otros. 

 Ventura jugó el juego con una actitud que era demasiado robusta para su físico de 6 pies y 195 libras de peso. Ese Ventura flamable estaba a un mundo de distancia del lado juguetón que solía mostrar en los confines del camerino de los Reales de Kansas City o del lado tierno y cariñoso que Ventura mostraba cuando acudía a reunirse con chicos en una sala de cáncer de un hospital.

 La gente que llegó a conocer a Ventura durante sus ocho temporadas con la organización de los Reales recuerda que él pasaba mucho tiempo con chicos en hospitales locales, y que tenía un don para relacionarse con ellos. Sus esfuerzos en esta área se remontan a la pérdida de su amigo, compatriota y ex compañero de liga menor Carlos Fortuna, ante el cáncer a los 22 años en el 2013.  

Una interacción particular con una niña enferma sigue resonando hoy en día, tres semanas después del fallecimiento de Ventura en un accidente de auto en la República Dominicana. El nombre de la chica era Amelia Meyer, y ella conoció a Ventura en la pasada primavera en unión a una sesión de fotografía para un calendario para una entidad caritativa que lucha contra el cáncer.

 El día antes que Amelia cumpliera 9 años, Ventura le regaló una pelota de béisbol con la frase “Cumpleaños Feliz” escrita en ella y pasó tiempo con ella en el Kauffman Stadium de Kansas City jugando a las atrapadas, haciendo swing con el bate y compartiendo entre sonrisas.

 “Él estaba callado y hablaba en tono bajo con ella y su familia, y le dejó a ella una impresión imborrable”, dijo Deliece Hofen, presidenta de Braden’s Hope for Childhood Cáncer, mediante correo electrónico. “No había manera de saber que algunas semanas más tarde, el tumor crecería y que en octubre Amelia se ganaría sus alitas de ángel”.

 Amelia falleció en octubre pero vivió junto a Ventura en una foto que sirvió como portada para el mes de enero en el calendario del 2017 llamado “A Year of Hope”. Antes que terminara el mes, Ventura se volcó en su camioneta en la Autopista Juan Adrián en San José de Ocoa y falleció a los 25 años. Y la alegría irrefrenable expresada en la foto que comparten ha quedado reemplazada por una tristeza indescriptible.  

www.espnespanol.com