Carreteras de Puerto Plata y comunidades de la costa norte se encuentran despedazadas e intransitables

Ni con la declaración de la provincia de Puerto Plata en estado de emergencia tras la ocurrencia del temporal de lluvias que destruyeron viviendas, carreteras y otras estructuras, irónicamente a más de tres meses de ese desastre, aún las autoridades gubernamentales no arreglan las deplorables condiciones de las principales vías de comunicación de ésta jurisdicción.
Es por esa situación que los choferes de guaguas y carros del transporte público, además de conductores de vehículos privados y motociclistas en general, siguen confrontando serios problemas para transitar por las principales carreteras que comunican a Puerto Plata con otras localidades de la costa norte, debido al pésimo estado en que se encuentran esas vías.
Todo el que transita por la carretera Puerto Plata-Navarrete, opina que dicha vía es un verdadero calvario por los infinitos hoyos, hundimientos y deslizamientos de tierras que dificultan el rodaje vehicular hasta el punto de que esa maltrecha autopista ha sido bautizada como “la carretera de la muerte”.
De igual manera, decenas de ciudadanos comunes que a diario circulan en la carretera Puerto Plata-Montellano, denunciaron que además de los infinitos hoyos en el pavimento, allí también genera preocupación la gran oscuridad existente debido a que desde la entrada a Playa Dorada hasta Montellano “eso es una boca de lobos” y ni hablar de varias zanjas en la zona de la Gran Parada que han ocasionado accidentes.