¡Calidad Moral para Poder Hablar!

Por Daygorod Fabian Sánchez 
El Autor es Educador y Comunicador Social 

Salvando las distancias considero que hay muy pocas personas – en el mundo del periodismo - que puedan decir que no han recibido dinero de los políticos con el fin de cambiar o crear una percepción. En estos días recibí de parte de un Alcalde un sobre amarillo, un presente como lo definió el emisario de dicho sobre, el cual según me decían contenía dinero en su interior.

En lo particular como tengo una línea comunicacional crítica de lo malo y alabadora de lo bueno, sentí extraño que me enviaran dicha envoltura, hasta que entendí cuál fue el motivo o razón. Desde iniciada la gestión Municipal de Villa Vásquez, Municipio al que pertenezco,  han existido muchas irregularidades que han sido objeto de mis críticas escritas, radiales y televisivas. A raíz de esas invectivas comprendí que se intentó usar el método del silencio actualizado: este método consiste en comprar a quien habla mal de ti, si estas en una posición gubernamental o electiva….

Varios lo recibieron, yo mantuve mis manos limpias.

Ese emisario tenía en sus manos cientos de revestimientos, según observé, además de una lista con la firma estampada de los que iban recibiendo los citados sobres amarillos. Las rubricas estaban colocadas en demasías, por lo que deduje que la mayoría tomó su sobre amarillo, quizás sin ninguna intención, pero recordemos que en este país los regalos son más bien compra de cerebros para silencios o bocinas estatales o de oposición.  


Me llenó de orgullo saber que de los pocos que no tomamos el supraindicado sobre amarillo estuvimos yo y mis compañeros de programa radial: Aquiles García, Dr. Rafael Acosta y Henry Castro. Visto así el no tomar ese sobre con dinero en su interior (desconozco la cantidad) nos da la fuerza moral suficiente para poder hablar, y hablar duro.