¡Trayecto Final del Pleito Reformista!


Por Daygorod Fabián Sánchez 

No hay que ser un gran estratega ni conocedor de las ardides políticas para saber que el PLD está detrás de la ruina, del ya destruido, Partido Reformista. En esta sazón, como sucedió con el PRD un grupo pequeño saca a las malas a un grupo más grande. Por su puesto que este pleito de dirimirá, finalmente, en el Tribunal Superior Electoral (TSE) y eso es precisamente el punto que debe ser tomado en cuenta o prestarle atención. Citaré dos razones esenciales: 

Primero: Esta nueva forma de desarticular a un partido de oposición, usando la nomenclatura partidaria de unos cuantos rufianes y militantes de un partido, es muy efectiva y a la vez peligrosa para el orden democrático de una nación. Pensemos;  Si yo como partido gobernante y controlador de las altas cortes deseo finiquitar la vida útil de un partido opositor solo debo contratar o sobornar a unos cuantos, decirles que expulsen a todo el mundo, que les daré ganancia de causa en el TSE.- 

Segundo: De continuar con esta forma, para mantener la hegemonía, nos estaremos encaminado hacia una dictadura. 

Todo esto me hizo pensar en el concepto de Hegemonía Política: se refiere a la supremacía o dominio fáctico que un estado o partido ejerce sobre otros. Su origen está en la Grecia clásica, y en su costumbre de constituir ligas entre las ciudades-estado, cada una de las cuales conservaban su autonomía política interna pero debía someterse a las decisiones de la liga y de la ciudad hegemónica en lo referente a las relaciones internacionales y la dirección de la guerra. Actualmente conserva el mismo sentido, incluso agravado por la ingerencia en asuntos internos cuando lo hacen aconsejable los intereses de las grandes potencias.