Familia de Carla demanda justicia amplíe investigación

La familia de la menor Carla Massiel Cabrera, quien desapareció en junio de 2015 y cuyo cadáver apareció en agosto de 2016, presentó ayer acusación formal en contra de Liliana Santana, hija del dueño de la Clínica Integral.

El sometimiento fue presentado por ante la jueza coordinadora de los Juzgados de Instrucción de la provincia Santo Domingo, Marcia Raquel Polanco de Sena, por Diolandita Cabrera, a través de sus abogados Plutarco Jáquez y Francisco Cordero.

En la acusación particular presentada en contra de Santana, por no estar de acuerdo con que esta fuera excluida del expediente acusatorio, los abogados piden que se dicte en su contra prisión preventiva, por estar la misma vinculada directamente a los hechos y que con su comportamiento queda establecido el peligro de fuga en el presente proceso.

En el sometimiento, con constitución en actor civil, también fueron incluidos Dawin José Trinidad Infante y Juan Cabral Martínez, contra quienes el ministerio público formuló acusación por asociación de malhechores, asesinato y rapto de menores.

En la instancia los abogados piden al Tercer Juzgado de la Instrucción de esa jurisdicción, el cual está apoderado del caso, dictar auto de apertura a juicio en contra de los imputados, para que en el juicio de fondo sean condenados a 30 años de prisión y que se mantenga la prisión preventiva en contra de Trinidad Infante y Cabral Martínez.

Alegan que el sometimiento en contra de Santana se produce a raíz de las declaraciones de Trinidad Infante, quien sostiene que el 25 de junio del 2015, raptó a Carla Massiel y que se la entregó a ella.

De su lado, la madre de la menor asesinada dijo esperar que se haga justicia en el presente caso y que cada quien pague por lo que hizo, al tiempo de señalar que se siente burlada por la fiscal, ya que esta no le informó paso por paso en torno a la pesquisa.

Recusarán fiscal
Los abogados adelantaron que recusarán a la fiscal de la provincia, Olga Diná Llaverías, a fin de que no intervenga en el proceso, por entender que ella hizo una serie de procedimientos en la investigación donde no consultó a los familiares de la menor asesinada. Dijo que en caso de que la recusación no sea acogida por el Procurador de la Corte de Apelación de esa jurisdicción, solicitarán al pleno de la Suprema Corte de Justicia declinar el caso a la jurisdicción del Distrito Nacional.

Alegan que la fiscal con su comportamiento ha violado el artículo 260 del Código Procesal Penal, la ley 133-11 orgánica del Ministerio Público y la constitución de la República, en lo que respecta al principio de objetividad en una investigación.

JUICIO PRELIMINAR EN CONTRA DE IMPUTADOS
Explicó que la fiscal nunca invitó a la querellante a las actividades del proceso y que también se conoció medida de coerción en contra Trinidad Infante y Cabral Martínez, sin la presencia de ella, además de que tampoco les informó sobre el conocimiento de la solicitud de juicio preliminar en contra de los imputados.

Señalan también que la fiscal hizo un procedimiento de exhumación del cadáver de Hipólito Santana, padre de Liliana, a espaldas de la parte querellante, quienes le habían advertido que había que exhumarlo, ya que su teoría les decía, así como las declaraciones del imputado Dawin “que él tenía los órganos de la niña”.