Expediente taxista muerto en Baní no incluye a los policías

Peravia. Ningún agente policial figura en el expediente de solicitud de medida de coerción por la muerte del taxista y el mecánico que fueron ultimados en Baní, en un “intercambio de disparos” entre los supuestos integrantes de una banda de ladrones y policías.En el documento judicial, al que  el periódico  El Caribe tuvo acceso, solo se mencionan cinco implicados, quienes supuestamente son miembros de una banda delictiva que pretendía realizar un robo en la residencia del empresario banilejo Roy Peña y que, al enfrentarse con la Policía, resultaron muertos el taxista Rubén Darío Díaz Pimentel y Ramón Antonio Pérez Mejía (El Mecánico).
 Esos acusados son Edgar Paniagua (Oreja), de 26 años; Richard García Castaños (Canita), de 37; Nicolás Hernández Morillo (El Gordo), de 27; Rafelito King Guzmán (Ángelo), de 26, y Pedro Yunior Nolasco (El Flaco/Pantera), cuyo conocimiento de medida de coerción estaba pautado para ayer en la Oficina de Atención Permanente del Distrito Judicial de la provincia Peravia, pero fue aplazada para el próximo jueves.
Todos los acusados en el expediente son del Gran Santo Domingo, específicamente de los barrios Simón Bolívar, Gualey, Ensanche Quisqueya y Los Guaricanos.
La audiencia fue aplazada porque, supuestamente, uno de los abogados de los imputados dijo que no contaba con los presupuestos de su defendido y solicitó tiempo para reunirlos.
El documento judicial también indica que hay cuatro personas, no identificadas, que están prófugas de la justicia por el hecho, mientras que los policías que intervinieron en el alegado intercambio de disparos en el que murieron los dos hombres, están detenidos en el Palacio de la Policía Nacional.
Más de 90 disparos
Es por eso que el fiscal titular del Departamento Judicial de Peravia, Constantino Beltré, requirió a la Dirección Central de la Policía Nacional, a los agentes que actuaron en el hecho para ser investigados, ya que, según dijo, en el lugar del crimen se hicieron más de 90 disparos, la mayoría de los cuales salieron de armas de los policías.
Ayer los familiares del taxista Rubén Darío Díaz Pimentel exigieron al procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, que investigue el caso y depositaron tres de los casquillos hallados en la escena del crimen. El hermano de la víctima, José Luis Díaz Pimentel, indicó que los casquillos son una prueba de que la Policía Nacional fue a Baní a hacer una masacre.
Piden nombres de los policías involucrados
Familiares del taxista y el mecánico ultimados criticaron ayer el hecho de que luego de 10 días de ocurrido el hecho, la Fiscalía no tenga el nombre de los responsables del hecho. “Estamos exigiendo justicia de forma pacífica, pero si en esta semana no tenemos los nombres de los policías y otros responsables, haremos una marcha no tan pacífica hasta que se concluya con nuestra meta que es llevar a los culpables”, exigieron frente a la Fiscalía del Distrito Nacional.