Una Buena Táctica Para Seducir a una Mujer



Por: Prof. Daygorod Fabián Sánchez



Anne "Ninón" de l'Enclos fue una de las más Endiosadas Cortesanas de Francia. La misma además de presumir de su gran comprensión en el arte de la seducción también daba clases, a hombres y mujeres, en este renglón tan importante de la vida del ser humano. Ella escuchaba con risa y desdén las vociferaciones de un joven que se quejaba de no saber cómo conquistar a una escurridiza Hidalga.

Cansada de escuchar al joven Marqués decidió darle algunas clases, de forma gratuita, en calidad de consejos para elaborar una nueva estrategia y que este conquistara al amor de su vida. La primera lección que le dió Anne al Marqués fue que se acercará a la joven pero notándose algo indiferente, no tan interesado, para que la Condesa piense que al joven solo le interesa una desinteresada amistad y no un amorío. Luego de ejecutado este plan, el siguiente paso era insertar celos en la Condesa.
Para tales fines el Marqués asistiría a fiestas esplendidas, acompañado de elegantes e importantes mujeres, y de esta forma la joven Condesa lo vería como alguien deseado y admirado por otras damas. Ya cuando la Aristócrata esté celosa y al mismo tiempo imprecisa con razón a el porqué de sus celos, llega la hora de seducirla. Para ello era necesario, de acuerdo a los consejos que le dio de l'Enclos, que el Marqués debía salir de lo habitual, o sea no presentarse con frecuencia a los sitios donde la Noble frecuentaba, para crear el sentimiento de falta.
Este por igual debía averiguar los sitios donde la Condesa menos suponía que apareciera y hacer acto de presencia en esos lugares. El joven seductor hizo esto por varias semanas. Luego la Cortesana le dijo que debía mantenerse así por unas semanas más hasta lograr el objetivo. Ninón sabía que el joven daba los pasos al pie de la letra, debido a su red de espías, que confirmaban si las lecciones estaban dando resultado o no. Esa misma semana el lozano Prócer se encontraba con su enamorada a solas y este no contuvo las ganas y le confesó su amor y ¡esta lo rechazó!.
La cortesana le dijo al Marqués porque la joven lo rechazó: “No descubras tus sentimientos, deja que la mujer los descubra y a la vez se descubrirá así misma