¿Un padre, una Cruz, un peregrinaje y un pueblo que reclama su ley 28.01?


LAS REFLEXIONES DEL DOCTOR JUAN VARGAS BALLILERO (2/11/2016)
Las desigualdades sociales, culturales y económicas son bastante marcadas entre unas provincias y otras, en especial, entre las demarcaciones de la zona fronteriza. Las provincias de la frontera se han caracterizado por ser las más pobres y marginadas de toda la nación “es de supremo y permanente interés nacional el desarrollo económico y social del territorio de la República a lo largo de la línea fronteriza”, esos privilegios nos los otorga la Carta Sustantiva como ciudadanos de la frontera, la magnitud de la pobreza de los ciudadanos de la frontera dominicana se puede percibir con cierta facilidad al analizar las características de sus hogares y viviendas, la Ley núm. 28-01, que crea la Zona Especial de Desarrollo Fronterizo que abarca las provincias Pedernales, Independencia, Elías Piña, Dajabón, Montecristi, Santiago Rodríguez y Bahoruco, es más bien una protección que la misma constitución la establece como elemento de proteger la soberanía, pero además, es crear esta impulsada para crear fuentes de trabajo zona de pobreza extrema como la nuestra, ahora se está en el asecho un grupo de empresarios, del resto del País que no quieren invertir en la Frontera, para anunciar que este faro de Luz de la Frontera llego a su final, eso quieren ellos, si eso pasa, la repuesta tendrás que ser contundente, metro por metro y pulgada por pulgada. En la segunda entrega hablaremos de la consecuencia.