SEÑOR PRESIDENTE: LOS NUESTROS PRIMERO

POR : EL PROFESOR DAYGORDO FABIAN
Una queja bien instituida existente en la población, producto de los fuertes aguaceros, es que las ayudas no han llegado de la forma más rápida ni más efectiva como se espera en este tipo de circunstancias. El ojo crítico del ciudadano ha estado atento a la capacidad de respuesta del gobierno, pues recordemos que días atrás en medio de la catástrofe del hermano y vecino pueblo de Haití, de forma inmediata se enviaron millones de pesos en ayudas, que a final de cuentas fueron rechazadas por la elite que gobierna ese país.
De acuerdo a esta situación es que los afectados por las inundaciones, derrumbes y otros daños causados por el fenómeno meteorológico, han externado su insatisfacción en analogía a las ayudas que supone esperaban de forma pronta y rápida para hacer frente a los momentos difíciles que confrontan muchas comunidades afligidas. Pienso que lo primero debe ser nuestra gente, en casos como estos, y luego lo demás. Con el pasar de los días, a través de las redes, los medios noticiosos y de circulación nacional no ha sido de extrañar leer y escuchar las quejas de la gente en este aspecto.
De igual forma estos torrenciales aguaceros no solo han puesto de manifiesto que estamos de último en la escala de ayudas, sino también lo frágil de las infraestructuras recién construidas. Por igual se ha colocado de manifiesto la inutilidad de muchos funcionarios públicos que en estos momentos están más pendientes a las divisiones y diatribas internas, que a las labores de ayuda y rescate que necesita el pueblo dominicano.
Por ejemplo, por solo mencionar un caso, en la provincia donde resido, en Montecristi, en medio de inundaciones que afectan comunidades como Palo Verde, el Ahogado, San Fernando, Castañuelas y Villa Vásquez, aún hay legisladores pendientes a divisiones internas del PLD. ¡Así no! Estos no son momentos de pensar en eso, y con relación al tema central de este pequeño escrito Señor Presidente: Los Nuestros Primero.