Estadounidenses votan ya en una de las elecciones más duras de la historia