"Aumento daños al medio ambiente provoca desaparición fuentes acuíferas en la Cordillera Septentrional".


Hatillo Palma, Guayubín.- En la parte alta de este Distrito Municipal del Municipio Guayubín, provincia Montecristi, la tala sin ningún tipo de control y la quema indiscriminada, está causando estragos en las fuentes de agua que permiten el abastecimiento de cientos de familias de las zonas baja de la Cordillera Septentrional.


Nos referimos, a Loma de Solimán, comunidad limítrofe entre las provincias Puerto Plata, Montecristi y Valverde, ubicada en la parte Occidental de la Cordillera Septentrional, donde predomina un bosque húmedo Subtropical, cuyos daños medio ambiental han ido tan lejos, que los afluentes acuíferos están desapareciendo casi en su totalidad ante la impotencia de la población.



El territorio de Loma de Solimán, en su mayor parte es cafetalero, ubicado a 600 metros sobre el nivel del mar, pero también, allí se produce muchas naranjas, aguacates, limones y otros frutos, que son comercializados en los mercados de Laguna Salada, Guyacanes, Mao, Esperanza, Santiago, Villa Isabela, La Jaiba, así como otras zonas aledañas.



Tan fuerte es el daño causado a esta zona agrícola por naturaleza, que hace tiempo que los residentes de más de 10 comunidades han de dejado de recibir agua por las tuberías de pequeños acueductos rurales, razón por lo que solicitan al gobierno, los conecten ya al acueducto de la Línea Noroeste, el cual pasa ante sus narices sin que puedan gozar de tan preciado liquido.



Los pobladores de las comunidades Arroyo Caña, Pozo Prieto, La Jaiba, Sepiten, Agua de Luis, Los Derramaderos, Aguas de Las Palmas, entre otras, han visto como el caudal de los ríos y arroyos, cuyos nacimientos se encuentran en Loma de Solimán y que los suplen de agua, mueren en sus narices.



En reiteradas ocasiones, los residentes en las comunidades citadas, han manifestado que se encuentran impotente ante la merma considerable de sus afluentes de agua por la falta de lluvias, pero sobre todo, ver como la vida de sus ríos se les escapa de manera lenta producto de la tala sin control y la quema indiscriminada en esa zona.



En el entorno de la Laguna de Solimán, principal fuente que alimenta los pequeños ríos y arroyos que abastecen los acueductos rurales, además de los daños causados por desaprensivos, muchos arboles centenarios se han enfermados y posterior caído al suelo totalmente secos, sin que se sepa la razón.

Tal situación, según el presidente de la Sociedad Ecológica de Solimán, José Luis Peguero; el secretario de la sociedad ecologista, Primitivo Hiraldo y el Gerente de Producción de la Coordinadora de Producción Agroecológica de Solimán (COOPASOL), Francisco Antonio Gómez, motivo a los productores agropecuarios de la zona, solicitar al Instituto para el Desarrollo del Noroeste (INDENOR) un operativo de siembra, quienes afirman, culminará cuando el bosque este restablecido y las aguas fluyan desde lo más profundo de la Cordillera, para irrigar la tierra, fortalecer los acueductos rurales y se pueda volver a cosechar los frutos igual que en años anteriores disfrutaban.



También señalan estos comunitarios, que todas las lagunas que permiten que sus ganados vacunos, ovicaprinos y otros animales, calmen su sed, se encuentran secas, solo llenas de fango putrefacto, razón por la cual piden al Ministerio de Agricultura, ir en su auxilio y no dejen que tantas familias pobres quiebren o dejen de producir.



Para abastecerse de tan preciado líquido, en esta zona en cuestión, las familias han vuelto a las andanzas del pasado, utilizando burros para llevar desde algún pequeño manantial moribundo, el agua para los quehaceres domésticos y para uso personal, los que no pueden comprar los botellones.



Los comunitarios, también han denunciados en reiteradas ocasiones, que las dificultades que presentan sus principales vías de acceso, provoca que cada año se pierdan miles de quintales de café, cientos de unidades de naranjas, aguacates, limones y otros frutos que se producen en esa parte del territorio dominicano, lo que ocurre ante la indiferencia de las autoridades, Distritales, Municipales, Provinciales y otras esferas del Gobierno.



La crítica situación en que se ven obligados a vivir los pobladores de estas comunidades, que para su desgracia, pertenecen a tres Distritos Municipales, tres Municipios y tres Provincias, cuando en verdad tendría que ser todo lo contrario, allí no debería haber este tipo de problemas, ni faltar de nada, sino que debiera sobrar de todo.

La atención a estas comunidades por parte de las autoridades de los Ministerios de Medio Ambiente, Agricultura, Obras Públicas, representados en las provincias Puerto Plata, Montecristi y Valverde, así como los gobiernos locales de La Jaiba, Hatillo Palma y Jaibón, Laguna Salada, es inaplazable, es tiempo de ser mas patriota que político falaces.

No le fallen más a los Padres de la Patria, Duarte, Sánchez y Mella, ellos si lucharon por una patria justa y para todos, contribuyan con su entrega para salvar el Medio Ambiente y los Recursos Naturales, reconstruyan sus caminos y lleven paz a los campesinos que producen los alimentos que consumimos todos, no permitan que abandonen sus predios agrícolas para mudarse a las grandes ciudades aumentando sus cordones de miseria.

Por Rafael Pujols